HAN GANADO LOS MALOS

Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 19 de febrero de 2018

El nuevo año chino


Como cada febrero, a comienzos, he concurrido a celebrar el nuevo año chino, la fiesta de la primavera, momento en el que los chinos "vuelven a casa", como en la Navidad de los europeos. No todos pueden hacerlo, desde luego; y entonces lo que hacen es celebrarlo con la gente más cercana de mil maneras, un modo de fiesta en el que tienen papel fundamental adornos, reuniones, comidas, fuegos artificiales, etc. pretextos para sentir las raíces y decir "estamos aquí". Se hace en todo el mundo, con todas las razas, en todas las sociedades: es un modo de sentirse perteneciendo a un grupo, a una sociedad, a una etnia, a una religión, a todo lo que pueda significar comunión con otras gentes.


 
Yo he acudido a varios lugares y he disfrutado de ese halo de fiesta y compañía –desde fuera, claro– en varias ocasiones. En Madrid, con los amigos chinos; con los amigos de los amigos; en el barrio de Usera, en donde se da la mayor concentración de población china; acudiendo a algún restaurante chino –ya los hay excelentes en Madrid–, acompañando a mis viejos alumnos o colegas chinos en sus fiestas.... Va de todo en las fotos.



viernes, 16 de febrero de 2018

Viejos carteles de moda

Me ha sorprendido la aceptación que están teniendo la exposición de carteles de moda, en todo el mundo. Hasta de la vieja exposición de Bruselas (Museo d'Ixelles), en donde se conservaban y exponían los carteles de Toulouse Lautrec, ha viajado algo más de medio centenar a Madrid y se expone en la fundación Canal. La exposición de Mucha, con notable éxito en el Palacio Gaviria de Madrid –y muy cara, por cierto– me la he vuelto a encontrar nada menos que en China, en el Museo de Guangzhou, con largas colas, en algo que está realmente lejos de la imaginación de Asia. 




Probablemente todo venga del museo de Praga que centralizará la fundación del mismo nombre del artista checo. Y hay lugares en Madrid, por ejemplo la exposición del Liceo francés o la actual de ABC, en donde se abunda en este tipo de exposición. Los ramalazos alcanzan al cine: en uno de mis vuelos muy reciente alcancé a ver la película francesa de E. de Luc sobre Gauguin (creo que que todavía no se ha estrenado en España, en Francia ha causado mucha polémica, por la presunta pedofilia del pintor); los impresionistas son los que mayor cantidad de materia han dado al  cine, con su biografía o con su época: Renart, Cezanne, Gauguin.... 


En todos estos casos juega a favor la conocida fascinación posterior por el arte que precede a la ruptura con la figuración o el realismo, dicho de otra manera, la que se va fraguando a lo largo de la década 1910-1920, con hitos tan significativos como Strawinsky, Picasso, el dodecafonismo, etc. Es como si el espectador moderno todavía se sintiera capaz, todavía capaz, de degustar ese desvío hacia  no se sabe dónde, el impresionismo en pintura, el dodecafonismo en música, los primeros procesos de industrialización.... No anda muy lejos de lo que enseguida hará Warhol, cuya muestra se puede ver en Madrid (Caixaforum). De hecho, los grandes pintores impresionistas, como por otro lado el nuevo rumbo musical, se han  integrado posteriormente como los grandes clásicos modernos, si es que no hay contradicción en decirlo así. 
Entre los expertos se suele decir que basta con montar una exposición sobre cualquier impresionista para asegurarse la audiencia y el éxito. Basta con recorrer la decenas de exposiciones que recorren nuestros centros culturales y museos para darse cuenta de que eso es así. Algo tendrán que ver las recién abiertas de Sorolla, Fortuny (el Fortuny de los ú, etc.


Por otro lado, sospecho que hay algún proceso de "industrialización" o producción en serie de muchos de esos objetos; al menos muchos de los cuadros de Mucha en el museo de Guangzhou son o iguales –no lo he podido saber– a los que se exponen (¡simultáneamente!) en Madrid. Es de suponer que del original, se conservara o no, se tiraban decenas o centenares de copias, a lo mejor con cierta contención, para equilibrar su precio, como luego ya hemos visto que se hace en la llamada "producción artística" (con número de ejemplares numerados y firmados). 




lunes, 12 de febrero de 2018

Arias y recitativos

[Por las arias y recitativos de la pasión según San Mateo, “Er hat  un sallen wohlgetan”; “Aus lieben will mein  Heiland sterben”;….]


que para       bach      ha sido        la mañana
con los recitativos    de soprano
los de elisabeth grümmer      tan serenos
que bach se estaba     suspendiendo el cielo

mientras que      sin ninguna duda    recor
daba       algunos fragmentos de mis versos      
los que nunca     escribí     los que faltan
que cada vez son     mucho más mejores       

a veces         imagino       que ya entonces
la  humedad de los árboles    y aroma
tierra de mar   bajo los pies descalzos
huye la piel     hacia  la oscuridad

bárbara schlick   irmgard seefried     kanawa
con la dulzura    que sin más       se aleja



-->
Laguardia, "Invierno gris" (CNARS)
  

domingo, 11 de febrero de 2018

Buscando escenas de la China del siglo XVI


Eso es lo que suelo fotografiar muchas veces en museos, lugares de culto, monumentos de la vieja China: me pueden servir para ilustrar textos históricos en los que se cuentan cosas semejantes: escenas, gentes, pasajes, sucesos, costumbres, etc. La dinastía Ming empieza a poco de morir Quevedo (1649), y normalmente representa escenas posteriores, a veces muy cercanas, porque el grabador, el artista, el pintor de la tela o de la cerámica todavía recordará, durante bastante tiempo, lo que ha sido costumbre cuando él hace uso de su arte. He observado, en el recorrido por museos y lugares históricos chinos, que es de ese periodo del que más patrimonio queda.


La colección que ilustra esta entrada, de variado carácter, se hizo fundamentalmente en el museo de Guangzhou, con motivos que van desde la propia recreación de algún historiador actual, a otros mucho más representativos, de grabados, sobre todo en madera, cerámicas, esculturas, etc. Quizá sean más ricos todavía los museos de Shanghai, Kunming.... y alguno que todavía no haya podido visitar.


Obviamente, conservo de cada una su leyenda, por ejemplo de las dos siguientes: es un plato del Yongzhen periodo de la dinastía Qing (1723-1735); en tanto que el segundo es un poco anterior, del periodo Kangxi (desde 1662) y dibuja la figura de arqueros cabalgando.



No son las cerámicas las únicas muestras que nos sirven para ilustrar los viejos textos; entre las muchas y muy variadas, notables son los grabados en madera, tanto en muebles y adornos como, me parece, directamente en algún lugar en donde se recoge la escena que se requiere mantener.


Son importantes también, por muy ricos y detallados, los procedimientos de pintura lacada, de los que ofrezco un par de ejemplos; normalmente es una tarea artesanal -y ahora industrial- que he visto que se mantiene en  muchos lugares; en la última ciudad que visite (Guangzhou) había todo un barrio de artesanos.
En la siguiente pintura se ve a varias personas con un "bian dan" 扁担, es decir el palo que se lleva equilibrando la carga a un y otro lado, lo que también está en otra ilustración anterior de cerámica y yo he recogido multitud de veces hoy día, en Hangzhou una vendedora de frutas (lotus), en Giulin con dos corboranes (el palabro no está en el DRAE), etc.


La muestra se abre y se cierra con tres preciosos jarrones; el primero, el que hay al comienzo, me sirve como "pantalla" para el Ipad; los dos últimos, para que el lector (¿queda alguno?) se quede con buen sabor de boca, vamos, de ojos. El primero es neolítico (2000-2500 ac) y el segundo pertenece al Qianglong periodo (desde 1736).











jueves, 8 de febrero de 2018

Extrañeza de CHIRICO

Chirico, al que dedica una exposición Caixa forum en Madrid, como casi todas, itinerante. El artista griego, pasado por Italia, resulta extraño en muchos aspectos, y como tal, se sale de lo común, que es lo que hacen valer los defensores de uno u otro. En efecto. Un artista que atraviesa todo el siglo XX y deja un rastro tan irregular no deja de ser curioso, quizá inquietante, quizá frágil como resultado histórico. Y así es Chirico que, por lo demás, cambia su quehacer al aire de los tiempos, con muy poca profundidad, quizá como un juego que nos hurta su quehacer artístico, algo precario. Que fácil, en efecto, el correlato histórico: un artista que se va hurtando a lo que está ocurriendo, etc.


Esas gentes de cuerpo metálico, inexpresivos, ovalados sobre los que centra sus cuadros; o los lugares en donde se amontonan los objetos más heterogéneos y se despersonalizan.... contrastan con una serie de retratos o con paisajes deformados por la inclusión de objetos y escenas inapropiadas. Todo tiene su explicación "crítica" a posteriori, lo que suele resultar, por un lado fácil, por el otro algo gratuito. No le quedará más remedio a Chirico que ser resultado de su tiempo, aunque solo sea para hurtarse a él, para vaciarlo de expresiones humanas, para representar la deformidad del espacio, etc.



Las salas en las que se expone –por lo menos en Caixaforum de Madrid– casan muy bien con su idea del espacio, quebrado, con ventanas y huecos que mezclan todo, como si el universo sea un lugar disparatado en donde todo es posible y donde todo puede deshumanizarse. A veces el amontonamiento de circunstancias forman el cuerpo de sus figuras ovaladas, comes el caso de los arqueólogos;


Uno tiene la sensación de que detrás del artista hay una poderosa "fundación" que promueve su presencia y le atribuye razones artísticas más o menos convincentes; pero el espectador, algo despistado, no se entusiasma con todo ello, y también se siente un poco perdido, al arbitrio de explicaciones críticas, que parten siempre de lo mismo: es inquietante.
A pesar de todo, del inquietante, me he quedado prendado de la cabeza de ese toro/buey/animal; o de los muy logrados bodegones, entre otros.